Hongo Dedos del diablo

El hongo más infernal jamás conocido

Hoy queremos hablarte de una especie bastante peculiar. Se trata de un hongo, aunque a simple vista pudiera parecer un animal. Su nombre real es Clathrus archeri, aunque es más conocido como los dedos del diablo o el stinkhorn. Es nativo de Australia y Nueva Zelanda, aunque se encuentra ahora en toda Europa y América del Norte.

Posee unos colores y una forma un tanto extraña, lo que le da ese nombre tan peculiar. Dotado de excrecencias rojizas de una decena de centímetros de largo cubiertas de un fluido negro nauseabundo, se reproduce atrayendo moscas con su desagradable olor. Pero no es una planta carnívora aunque pueda parecerlo. Estos insectos serán serán los encargados de diseminar las esporas por todas partes.

Pero ni siquiera esto es lo más curioso de este hongo. A diferencia de otros compañeros de especie, los dedos del diablo no salen directamente de la tierra, sino que su vida comienza en una especie de saco de huevos.

A medida que madura, el saco se rompe a causa de los característicos tentáculos rojos que te nombrábamos anteriormente. Puede que te parezca exagerado pero su “apodo” viene porque, a primera vista, parece como una especie de demonio que proviene del infierno, pero en realidad son totalmente benignos.

Aún así, si te encuentras alguno de estos en tu jardín ten cuidado, porque cuando consiga dispersar sus esporas, toda tu zona de tranquilidad quedará infectada por esto hongo, y te adelantamos que por muy llamativos que resulten, el olor no hará que el jardín sea un sitio en el que te apetezca estar.

Lo que más nos sorprende es que en algunas regiones, esta Clathrus archeri, se considera un verdadero manjar, a pesar de que el olor que desprende no es precisamente apetecible.

La naturaleza no deja de sorprendernos. Lo que no tenemos decidido es si siempre es para bien, o a veces para todo lo contrario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.